Malabari ratificó su liderazgo en el sur

Apenas $1,30 a ganador ofreció en la pizarra el pensionista de Joan Amaya, que tras haber ganado en su anterior presentación el clásico Raúl Ríos Espinoza se había puesto a la cabeza de la generación en la Octava Región. Y aquel liderazgo, enfrentando a solo cuatro rivales de turno, tenía grandes chances de mantenerse intacto.

Lo cierto es que Malabari (Morning Raider) lo hizo todo fácil y con la impronta de Guillermo Pontigo, que viajó especialmente a conducir al defensor del stud Mis Pollitos, no tuvo problemas en quedarse con los honores en la tercera gema de la Triple Corona Promesas del Sur. Así, accionando en la vanguardia desde la partida, desprendiéndose más de cuatro cuerpos de Liberty Soul (State Of Play), que lo persiguió durante los primeros tramos. Y tal como salieron: llegaron.
El entrenado por Joan Amaya fue dosificado a la perfección por su piloto en la recta decisiva no debió exigirlo a fondo para enfilar victorioso hacia el disco de sentencia, estableciendo dos cuerpos y medio de diferencia a su favor por sobre Liberty Soul, que con las riendas de Danilo Grisales debió conformarse con la segunda posición, relegando a la tercera plaza a Hamper (Awesome Patriot), a más de ocho cuerpos de la definición, en lo que podríamos calificar como una carrera aparte.
Para Malabari fue la tercera victoria de su campaña, en siete presentaciones, la segunda de categoría clásica, dominando con autoridad las últimas dos gemas de la trilogía que sirve de antesala a los desafíos generacionales más importantes de Mediocamino Concepción, la Triple Corona del Bio Bio, desafío que está en el horizonte del hijo de Morning Raider, en cuya instancia se definirá al mejor de la hornada 2015 en el recinto penquista.